Los investigadores han descubierto garabatos y bocetos secretos tallados en un manuscrito medieval hace más de 1200 años. Las marcas ocultas, hechas sin tinta, se encontraron en las páginas de un libro medieval temprano guardado en una biblioteca de la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Los investigadores creen que son el trabajo de una mujer de alto rango y altamente educada en un momento en que solo la élite sabía leer y escribir. Muchos de los garabatos contienen el nombre femenino en inglés antiguo Eadburg, que los investigadores creen que puede ser la identidad de la persona que tomó las notas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí