El martes fue la primera vez que los ejecutivos de Netflix hablaron públicamente sobre su compañía y sus planes desde que sorprendieron al mundo de los medios en abril al decir que Netflix estaba perdiendo suscriptores repentinamente.

La compañía compartió nuevos datos con los inversores a través de su informe de ganancias del segundo trimestre: en concreto, que perdió 1 millón de suscriptores en el segundo trimestre del año, lo que no es bueno pero sí mejor que los 2 millones de pérdidas pronosticadas anteriormente. Pero lo que es más importante, fue un gran momento para que Netflix respondiera algunas preguntas muy importantes: ¿Ha descubierto cómo hacer programas y películas más exitosos? Algo que hace mucha falta. ¿Hacer que sea más difícil «compartir» las contraseñas de Netflix beneficiará el resultado final de la empresa? ¿Netflix ha encontrado una manera de agregar anuncios a un servicio que siempre se ha definido como anti-anuncios? Y la pregunta más candente: ¿Netflix tiene un problema de Netflix, o todo el negocio de transmisión tiene un problema?

Esto es lo que aprendimos el martes.

contenido

Durante mucho tiempo, Netflix hizo que Hollywood pareciera fácil: apareció sin experiencia en la producción de películas y programas de televisión, arrojó un poco de tecnología y mucho dinero para resolver el problema, y ​​lo entendió de inmediato: piense que sí. Castillo de naipes o El naranja es el nuevo negro.

Con el tiempo, los críticos y los competidores dijeron que Netflix hizo demasiadas cosas y que muchas de ellas no eran geniales. En respuesta, Netflix pudo señalar sus números de crecimiento: No importa ella no le gustaban sus películas de Adam Sandler o sus programas de telerrealidad o historias de crímenes reales atrevidas. A la audiencia de Netflix le encantaron estas cosas, y es por eso que su número siguió creciendo.

Pero eso no es cierto ahora. Y en los últimos meses, los ejecutivos de Netflix admitieron públicamente que podría estar haciendo demasiadas cosas después de todo: «Estamos reduciendo el volumen», dijo el ejecutivo de cine de Netflix, Scott Stuber, al New York Times esta semana. «Estamos tratando de ser más reflexivos».

Otra señal de que la compañía será (relativamente) más exigente con lo que da luz verde: dejará de aumentar su presupuesto general de contenido cada año. Durante la llamada de ganancias de la compañía, el codirector ejecutivo Ted Sarandos dijo que los $ 17 mil millones que Netflix está gastando este año están «en el código postal correcto» para los próximos años.

A corto plazo, eso significa que muchos proyectos que Netflix ha estado desarrollando ahora están flotando en Hollywood en busca de un nuevo hogar. Pero no sabremos por un tiempo si New Netflix ha mejorado en la creación de cosas que le gustan a la gente porque lleva tiempo hacerlas; generalmente un año o más para programas de televisión e incluso más para películas.

Mientras tanto, Netflix está en medio de un lanzamiento de el hombre gris, una película de $ 200 millones dirigida por Ryan Gosling y aprobada hace años con la intención expresa de hacer un éxito de taquilla de acción que cree una nueva franquicia, como James Bond o Jason Bourne. Vi una proyección la semana pasada para los superfans de los hermanos Russo, el equipo que dirigió la película (y no por casualidad muchas de las películas de Marvel más taquilleras de Disney), y la reacción de esa audiencia fue… silenciada. Mientras tanto, Rotten Tomatoes, el agregador de calificaciones que Netflix ha promocionado en el pasado, le dio a la película una calificación decepcionante del 52 por ciento.

Pero si busca la compañía que le dice que ha estado en el camino equivocado durante años, no encontrará pruebas de ello ayer. En su carta al inversionista, la compañía insistió en que sus programas populares siguen siendo muy populares: citando la actividad de Twitter para respaldar su caso. Y dijo que su estrategia de lanzar todos los episodios de sus programas a la vez todavía tiene sentido, aunque ya cambió ese enfoque para algunos de sus programas más conocidos, como ozark y cosas extrañasliberándolo en unas pocas gotas en lugar de una.

(Dicho sea de paso, Netflix continúa insistiendo, tanto en público como en privado, en que aún desea expandir sus videojuegos, un esfuerzo que ha confundido a la gente tanto en la industria de los videojuegos como en la de los videos. Más sobre eso…)

liberación de contraseña

Este es bastante simple: Netflix solía ser genial con varias personas usando una sola cuenta. Ahora no lo es. Postula que más de 100 millones de hogares usan una cuenta de Netflix sin pagar por ella, y está tratando de descubrir cómo lograr que se conviertan en clientes de pago. Ya ha comenzado a experimentar con algunas opciones en América Latina.

publicidad

La revelación de Netflix de que estaba perdiendo suscriptores la primavera pasada fue asombrosa. Pero lo que realmente subrayó los problemas en los que se encontraba Netflix fue cuando el fundador, Reed Hastings, anunció a medias planes para lanzar una versión del servicio con publicidad. Eso es porque Hastings siempre ha insistido en que Netflix tuvo éxito en parte debido a esto. No tener anuncios; Su anuncio de cambio de sentido, realizado de manera algo fortuita durante una conferencia telefónica en abril, contribuyó a la idea de que Netflix fue tomado por sorpresa por su problema de audiencia y estaba buscando respuestas.

Para los competidores de transmisión de Netflix, casi todos los cuales ya han vendido anuncios o planean hacerlo, la concesión de Netflix es un gran momento: siempre han insistido en que a muchas personas no les importan los anuncios siempre que les hagan pagar menos por su contenido. (o para conseguirlo gratis). Y ciertamente puede ver la lógica de un nivel de anuncios de Netflix que cuesta menos que uno sin anuncios: en teoría, podría permitir que Netflix atraiga a los clientes que no pueden o no quieren pagar $ 15.50 por mes.

Pero el sprint de Netflix para poner algo en funcionamiento muy rápido (no ha desarrollado ninguna tecnología o servicio de publicidad en sí mismo y depende de Microsoft y de un equipo que aún debe contratar para comenzar) sugiere que Netflix realmente no está insinuando todos los pensamientos. de ella a través. Los problemas realmente complicados que surgen con la publicidad, como mantener contentos tanto a los anunciantes como a los clientes al mismo tiempo, o tratar de disuadir a muchos clientes sin publicidad de cambiarse al servicio más barato, serán los que Netflix tendrá que resolver. la mosca.

Por ahora, Netflix solo dice que comenzará a implementar un nivel de anuncios a principios del próximo año; a principios de este año, le dijo al personal que apuntaba a fines de 2022, y que mejoraría con el tiempo. «Nuestro negocio de publicidad dentro de algunos años probablemente se verá muy diferente al primer día», escribió la compañía en su carta de ganancias, prometiendo ofrecer algo mejor que lo que existe en la televisión tradicional y otros servicios de transmisión en la actualidad. Por último.

Todo esto fue suficiente para despertar el interés de los inversores en Netflix un poco más que el día anterior: las acciones de la compañía subieron más del 7 por ciento después de la noticia. Pero no es como en los días de gloria no hace mucho, como a principios de año, cuando Netflix valía 600 dólares por acción. La acción todavía ha bajado dos tercios y cotiza a $ 200 por acción.

La realidad es que Netflix, Wall Street y todas las compañías de medios que han emulado a Netflix al lanzar sus propios servicios de transmisión aún no saben la respuesta a la pregunta más apremiante: ¿Netflix se está metiendo en problemas por problemas específicos de Netflix? ¿O la disposición a pagar por los servicios de transmisión es mucho menor de lo que se pensaba hace solo unos meses?

No sabremos la respuesta a eso durante mucho tiempo.

———

Y por algo no del todo diferente, el mes pasado escribí sobre datos que sugerían que Netflix estaba luchando por retener a sus suscriptores más nuevos, y les pregunté a los lectores si estaban cancelando Netflix y por qué. Esta historia pareció provocar muchas reacciones, algunas sugiriendo que iba más allá del ámbito de las personas que normalmente prestan atención a lo que tengo que decir sobre los medios, la tecnología y el entretenimiento. En cualquier caso, gracias por leer y escribir. Aquí hay una selección de los comentarios.

«Me registro en Netflix cuando hay algo que vale la pena ver. Luego miro a mi alrededor lo que tienen y nada más me interesa… por lo general demasiado gráfico o apocalíptico. Las cosas modernas son en su mayoría demasiado violentas o aterradoras para mí. Además, hay cosas para ver en otros servicios de transmisión, y no voy a pagar por todos ellos. Así es como me conduzco de un servicio a otro”.

«Aunque Netflix gasta mucho dinero en nueva programación, encuentro que la mayor parte es basura. Gracias a nuestros hijos, tenemos acceso a otros servicios de transmisión, por lo que no dependemos únicamente de Netflix».

«Me registré en Netflix para ver Binge Watch Juego de calamar, luego cancelado después del primer mes. Era como pagar una entrada para un festival de cine de 24 horas en un teatro. Probablemente haré lo mismo para la segunda temporada de SG.”

«Aún no nos hemos ido, pero hemos hablado de ello, y la razón es que Netflix lanza nuevos programas, los aumenta y luego los elimina después de dos o tres temporadas sin ningún cierre para el espectador. … Simplemente no tenemos suficiente tiempo para ver suficiente televisión para justificar el gasto de siete aplicaciones de transmisión diferentes. Tenemos que elegir los que más vemos”.

«Si bien ocasionalmente veo otros servicios de transmisión, si pudiera elegir uno, definitivamente sería Netflix».

“Cancelamos porque Netflix siguió subiendo los precios sin ofrecernos nada más o mejor. Comenzamos en $7/mes. Cuando llegó a $ 20, pensamos: «¿Vale la pena? Solo vemos la televisión unas pocas horas a la semana…’”

“Has pasado por alto un factor importante, que es que muchos de los que no están despiertos desprecian a la izquierda vertiginosa, LGBTQ, amantes de Obama y otras personas poco interesantes.

gray man.0
Ryan Gosling in The Gray Man, Netflix’s newest attempt to make a blockbuster action movie. | Netflix

Netflix answers some questions. There are plenty left.

Tuesday was the first time Netflix executives have talked publicly about their company and their plans since they shocked the media world in April when they said Netflix was suddenly losing subscribers.

The company shared new data with investors via its Q2 earnings report: specifically, that it lost 1 million subscribers in the second quarter of the year, which is not good, but better than the 2 million losses it had earlier predicted. But more importantly, it was a big moment for Netflix to answer some very important questions: Has it figured out how to make more hit shows and movies? Something it badly needs. Will making it harder to “share” Netflix passwords help the company’s bottom line? Has Netflix found a way to add ads to a service that has always defined itself as anti-ad? And the most burning question: Does Netflix have a Netflix problem — or does the entire streaming business have a problem?

Here’s what we learned on Tuesday.

Content

For a long time, Netflix made Hollywood look easy: It showed up with zero experience making movies and TV shows, threw a little tech and a lot of money at the problem, and immediately succeeded: Think House of Cards or Orange Is the New Black.

Over time, critics and competitors sniped that Netflix was making too much stuff and that a lot of it wasn’t that great. In response, Netflix could point to its growth numbers: It didn’t matter if you didn’t like its Adam Sandler movies or reality shows or salacious true crime stories. Netflix’s audience loved that stuff, and that’s why its numbers kept increasing.

But now that’s not true. And in recent months Netflix executives have been publicly acknowledging that maybe it’s making a little too much stuff, after all: “We’re reducing volume,” Netflix movie boss Scott Stuber told the New York Times this week. “We’re trying to be more thoughtful.”

Another sign that the company is going to be (relatively) choosier about what it green-lights: It will stop increasing its overall content budget every year. During the company’s earnings call, co-CEO Ted Sarandos said the $17 billion Netflix is spending this year is “around the right zip code” for the next few years as well.

In the near term, that means a lot of projects Netflix had been developing are now floating around Hollywood, looking for a new home. But we won’t know for a while whether New Netflix has improved at making stuff people like, because it takes time to make stuff; usually a year or more for TV shows and even longer for movies.

Meanwhile, Netflix is in the middle of a rollout for The Gray Man, a $200 million Ryan Gosling movie it green-lit years ago, with the express intention of making an Action Blockbuster That Creates a New Franchise, like James Bond or Jason Bourne. I saw a screening last week for superfans of the Russo brothers, the team that made the movie (and, not coincidentally, many of Disney’s most successful Marvel films) and that audience’s response felt … muted. Meanwhile, Rotten Tomatoes, the review aggregator Netflix has touted in the past, has the movie rated at an underwhelming 52 percent.

But if you’re looking for the company to tell you that it’s been going about it the wrong way for years, you wouldn’t find any evidence of it yesterday. In its investor letter, the company insisted that its popular shows are still really popular — citing Twitter activity to make its case. And it said its strategy of releasing all episodes for its shows at once still made sense — even though it has already modified that approach for some of its highest-profile shows, like Ozark and Stranger Things, which it released in a couple of drops instead of one.

(By the way, Netflix continues to insist, both publicly and privately, that it’s still interested in building out its video games — an effort that has puzzled people in both the gaming and video businesses. More to come on that…)

Password sharing

This one is pretty simple: Netflix used to be very chill about multiple people using a single account. Now it’s not. It says it thinks there are more than 100 million households using a Netflix account without paying for it, and it’s trying to figure out how to nudge them to become paying customers. It’s already started experimenting with a couple options in Latin America.

Advertising

Netflix’s disclosure that it was losing subscribers last spring was jarring. But the thing that truly underscored how much trouble Netflix was in came when founder Reed Hastings semi-announced plans to roll out an ad-supported version of the service. That’s because Hastings has always insisted that Netflix was successful, in part, because it didn’t have ads; his U-turn announcement, made somewhat haphazardly during an April earnings call, contributed to the idea that Netflix was blindsided by its audience problem and was scrambling for answers.

For Netflix’s streaming competitors, almost all of which already sold ads or are planning to, Netflix’s concession is a great toldja moment: They’ve always insisted that lots of people have no problem with ads, as long as it means they’re paying less for content (or getting it for free). And you can certainly see the logic to a Netflix ad tier that costs less than an ad-free one — in theory, it lets Netflix appeal to customers who can’t or don’t want to pay $15.50 per month.

But Netflix’s sprint to get something up and running really fast — it hasn’t built any ad tech or services itself, and it’s relying on Microsoft and a team it has yet to hire to get started — suggests that Netflix hasn’t really thought all of this through. The really knotty problems that come with ads — keeping both advertisers and customers happy at the same time, for instance, or trying to keep lots of ad-free customers from migrating to the cheaper service — will be ones that Netflix will have to figure out on the fly.

For now, Netflix is just saying that it’s going to start rolling out an ad tier sometime early next year — earlier this year, it told employees it was aiming for the end of 2022 — and that it would get better over time. “Our advertising business in a few years will likely look quite different than what it looks like on day one,” the company wrote in its earnings letter, while promising to deliver something better than what exists today on conventional TV and other streaming services. Eventually.

All of which was enough to make investors mildly more interested in Netflix than they were a day earlier — the company’s shares went up more than 7 percent after the news. But it’s not anything like the glory days not so long ago — as in, the beginning of the year, when Netflix was worth $600 a share. Its stock is still down two-thirds, at $200 a share.

The reality is that Netflix, Wall Street, and all the media companies that have emulated Netflix by launching their own streaming services still don’t know the answer to the most pressing question: Is Netflix running into trouble because of Netflix-specific problems? Or is the world of people willing to pay for streaming services much smaller than everyone thought just a few months ago?

We’re not going to know the answer to that one for a long time.

———

And for something not completely different: Last month I wrote about data that suggested that Netflix was having a hard time hanging on to its newest subscribers, and I asked readers if they were canceling Netflix, and why. That story seemed to generate a lot of response, some of which suggests that it traveled beyond the sphere of folks who normally pay attention to what I have to say about media and tech and entertainment. In any case, thanks for reading and writing. Here’s a sampling of the feedback.

“I sign up for Netflix when it has something worth watching. Then I look around at what they have and nothing else interests me … usually too graphic or apocalyptic. Modern stuff is mostly too violent or horrifying for me. Besides, there’s stuff on other streaming services to watch, and I’m not paying for all of them. So I drift around from service to service.”

“Even though Netflix spends a ton of money on new programming, I find most of it is trash. Thanks to our children, we have access to other streaming services so we are not reliant on Netflix alone.”

“I signed up for Netflix to binge watch Squid Game, then unsubscribed after the first month. It was comparable to paying for a ticket to a 24-hour movie festival at a theater. I’ll probably do the same for season two of SG.”

“We haven’t left yet, but we have been discussing it, and the reason is because Netflix introduces new shows and hypes them up and then cancels them after two to three seasons with absolutely no closure at all for the viewer. … We just don’t have time to watch enough TV to justify paying for seven different streaming apps. We have to choose the ones we watch the most.”

“While I occasionally view other streaming services, if I could only choose one, it would definitely be Netflix.”

“We canceled because Netflix just kept raising their prices without offering us anything more or better. We started at $7/month. Once it hit $20, we thought, ‘Is this worth it? We only watch a couple hours of TV a week…’”

“You missed one big factor, which is that many of the Un-woke are despising the down-the-throat leftist, LGBTQ, Obama-loving, and other uninteresting [content] .”

“I’m hanging onto Netflix. Barely. My current calculus is, ‘If I can get one quality movie per month (the Pratt, Hemsworth blockbuster types) and one show or doc, AND I have the catalog to scroll through in a ‘there’s never anything on’ moment, I’ll continue to be a Netflix customer. I think I will definitely go for the ad tier.”

.”

«Estoy enganchado a Netflix. Difícilmente. Mi cálculo actual es: «Si puedo obtener una película de calidad al mes (los chicos de éxito de taquilla de Pratt, Hemsworth) y un programa o un documental Y tengo el catálogo en el que estoy en un momento en el que ‘nunca pasa nada’ puedo navegar, Seguiré siendo cliente de Netflix. Creo que definitivamente optaré por el nivel de publicidad”.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí