Ser ecológico parece ser la corriente principal. Sin embargo, no hay suficientes personas que se preocupen lo suficiente por el medio ambiente como para hacer algo para cambiar la situación.

Para lograr que más estudiantes (y tal vez incluso maestros) se involucren en el movimiento verde, intente aplicar principios básicos de marketing. Primero, investiga si ya hay algunos activistas o clubes similares a Greenpeace en tu campus. Si no hay un grupo organizado que apoye las iniciativas verdes, cambie el guión y haga lo siguiente:

  • Defina sus grupos objetivo y los partidarios más importantes del movimiento.
  • Mire sus actividades y rutinas diarias.
  • Para llamar la atención del veterinario, proponga sugerencias simples sobre cómo hacer que su vida sea más ecológica.
  • Use las opciones sugeridas a continuación para crear conciencia sobre la vida sostenible.

Todavía hay muchos estudiantes y oficinistas a los que les gustaría contribuir a un medio ambiente sostenible pero aún no saben cómo.

1. Sea un modelo a seguir

tarea de reciclaje

Antes de incitar a la gente y alentar la innovación ecológica, sea un ejemplo real de dicho cambio. Muéstreles que proteger nuestra naturaleza puede ser una parte tan importante de la vida cotidiana como despertarse por la mañana. Recicle la basura, beba de vasos reutilizables y monte una bicicleta sobre un automóvil: esto hará que más personas se concienticen sobre los problemas ambientales.

Tenga en cuenta que pocos estudiantes tienen suficiente tiempo libre para diversas iniciativas. Para aliviar sus problemas al menos un poco, bríndeles un enlace a Essay Hub donde puedan obtener ayuda con sus ensayos y tareas.

2. Eventos ecológicos en dormitorios

Los campus universitarios y los dormitorios siempre han sido los mejores lugares para las actividades sociales. Por ejemplo, campañas pro ecológicas como la separación y el reciclaje de residuos, el uso de bombillas de bajo consumo en los pasillos, la recogida de tapas de botellas (para reciclarlas y hacer prótesis) y la recogida de tarros de cristal para su posterior reutilización, todas estas cosas pueden ser de utilidad. realizadas por los estudiantes en su tiempo libre.

Además, tales eventos tienen un impacto masivo en la identidad colectiva de las personas. Para que la campaña pueda crecer y extenderse por todo el campus.

3. Organice misiones ecológicas en los terrenos de la universidad

A la mayoría de la gente le gusta divertirse. Varias misiones, similares a la búsqueda de huevos de Pascua o la búsqueda del tesoro pero relacionadas con la protección del medio ambiente, pueden aumentar la conciencia de los estudiantes sobre los problemas ambientales más apremiantes.

La búsqueda puede ofrecer las siguientes actividades:

  • Recogida de bolsas de plástico en todo el campus.
  • Firma peticiones de reciclaje de basura (o algo así) a contrarreloj.
  • Plantar árboles o flores en el jardín de la universidad.

Hay varias formas, y las más atractivas pueden incluso ser inventar nuevas formas de reutilizar, reciclar y crear cosas que las personas usan en su aprendizaje.

4. No descuides los poderes mágicos del merchandising

sostenga una botella reutilizable

Por «regalos» nos referimos a ofrecer botellas reutilizables a cambio de botellas de plástico o regalar tazas de bambú en el comedor a los estudiantes que compran café o té para llevar. Entonces, la lista ejemplar de merchandising sostenible y que invita a la reflexión podría verse así:

  • bolsas de la compra de algodón;
  • botellas reutilizables;
  • bancos de energía alimentados por energía solar;
  • Camisetas, sudaderas con capucha, bufandas y gorros hechos de algodón reciclado;
  • Vasos de bambú reutilizables.

Esta opción requiere el apoyo financiero de entusiastas o inversionistas ambientales locales.

5. Crea un podcast universitario

Los podcasts son cada vez más populares, al igual que los audiolibros. Estas fuentes de información son accesibles, gratuitas o al menos económicas, y siempre pueden ayudar a pasar el tiempo. Para que la gente vea el problema, tenemos que hablar de ello. Utilice los siguientes canales para comunicarse con su veterinario:

  • Spotify;
  • Podcasts de Google;
  • Podcasts de Apple;
  • Canales de YouTube.

Intenta educar a la gente sobre ecología de una manera que llame su atención y ofrece consejos sobre cómo ser cada día más sostenible. Sin embargo, recuerde que es más probable que las personas adopten nuevos hábitos e ideas que requieren poco tiempo y energía para implementar.

6. Comienza a compartir chats

Los estudiantes suelen conocer a bastantes personas en el campus y en los dormitorios. Así puedes crear un chat compartido en WhatsApp, Facebook, Telegram, etc. donde los alumnos pueden compartir o regalar algo. Por ejemplo, los graduados pueden regalar sus libros, algunas cosas de sus dormitorios u otros artículos. De lo contrario, mucho terminará en el balance cuando se mude, cambie de curso o se gradúe.

Compartir chats puede reducir la cantidad de desperdicio y ahorrar los recursos utilizados para producir bienes.

7. Escribe artículos en las redes sociales de la universidad.

Artículo de escritura de persona

Para alejarse de las revistas impresas pasadas de moda y poco ecológicas, muchas universidades tienen páginas de Facebook y revistas electrónicas donde los estudiantes pueden enviar sus artículos para su publicación. Así que aprovecha estas amenidades para crear conciencia entre tus compañeros.

De hecho, pocas personas leen revistas en estos días. Aún así, todos (con la excepción de unos pocos especímenes raros) se desplazan por las redes sociales durante muchas horas al día. Por lo tanto, la sala de medios es un lugar perfecto para llegar a las masas y llevar sus ideas a otros estudiantes.

8. Habla con el decano o representante estudiantil

Esta opción puede parecer un último recurso, pero es uno de los métodos más eficientes que pueden generar un cambio positivo. Por ejemplo, al final del año escolar, miles de blocs de notas y libros de trabajo viejos terminarán en la papelera, mientras que el reciclaje de papel puede convertirse en un negocio rentable. Todas esas toneladas de papel se pueden reciclar directamente en el campus en nuevos blocs de notas y luego devolverlos o venderlos a los estudiantes a un excelente precio.

Esta opción puede ser beneficiosa para la universidad como publicidad positiva y una mano amiga para la comunidad ecológica local. El decano y otros funcionarios están felices de ayudar cuando hay poca inversión del presupuesto de la universidad y un buen retorno de la inversión.

Resumir

Mientras leía, probablemente se le ocurrieron otras ideas sobre cómo transformar la vida universitaria para ayudar a nuestra naturaleza. Así que usa las ideas de este artículo y las tuyas para hacer del mundo un lugar mejor, incluso si se limita al área del campus.

Artículo enviado por Community Writer


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí